Son muchas las dudas que les surgen a los padres al inicio del curso, durante el curso y a finales de éste. Bajas notas académicas, quejas del profesorado, poca motivación… Y un largo etcétera que nos pone en alerta. Pero… ¿Qué debemos hacer los padres  si sospechamos que nuestros hijos presentan dificultades en el aprendizaje y en la atención?

Pasos a tener en cuenta

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  1. Conocer las dificultades que se presentan. Es muy importante conocer qué dificultades presenta el menor. Si no es capaz de pretar atención, si tiene dificultades en la lectura, si su ortografía se encuentra muy alterada respecto a sus compañeros de clase, si es incapaz de estar sentado en su silla, si presenta dificultades con ciertas asignaturas (matemáticas, lenguas, educación física…). Así mismo, debemos de tener en cuenta si presenta problemas a la hora de organizar las tareas, si carece o presenta dificultades en habilidades sociales o en su motricidad.
  2. En qué consiste el desarrollo. Es fundamental conocer la etapa evolutiva de su hijo/a. No haga comparaciones con niños más mayores, incluso con diferencia de excasos meses.
  3. Infórmese lo que pasa en el colegio. Solicite una reunión con la profesroa de su hijo/a para conocer las principales dificultades que aprecia. Anótelas y consultes con un profesional de la salud mental.
  4. Solicite la ayuda de un profesional cualificado. Una vez anotado todos aquellos problemas o dificultades que parece tener el menor, lleve sus anotaciones a un profesional. Éste le ayudará a solucionar el problema, a determinar si está delante de un trastorno de la atención y/o trastorno del aprendizaje o si forma parte de la etapa evolutiva del menor.

Ninguna respuesta.

¡Deja tu respuesta!


tres − 2 =