Necesito que me enseñe a gestionar mis emociones, que me enseñe a no sentirme triste, a no sentir ira, rabia… Necesito que me enseñe a no tener emociones negativas. ¿Os suena en gestión emocional?

Saquemos una barita mágica

Algo así es como los psicólogos nos llegamos a sentir: magos. Pero no lo somos, no eliminamos emociones, no podemos, forman parte de nosotros, nos hace sentir vivos. La gestión emocional no se trata de hacer imposibles, se trata de entender.

Entendemos que sentir tristeza, ira, rabia, frustración, miedo y un largo etcétera de emociones negativas, no gusta. Entendemos que no se desees sentirlas y que además, hagas todo lo posible por dejar de sentirlas. Entendemos que en una sociedad donde vendemos libros de autoayuda “cómo ser feliz”, “feliz para siempre” y un largo etcétera de títulos optimistas, te haga pensar que la vida puede ser feliz y que puedes eliminar aquellas emociones que te hacen daño. Y además, entendemos y aceptamos, que las únicas personas culpables de que te creas esto, somos nosotros, los psicólogos.

Entender las emociones vs gestión emocional

Las emociones y su expresión, nos ofrece una valiosa información. Imagínate que tienes un fichero o un historial de ti mismo, y que dentro de dicho historial solo tienes información que puede ayudar a entender qué debes de cambiar y qué debe de seguir igual. Las emociones son esa representación, un fichero cargado de información que te permiten crecer, conocerte, resolver o mantenerte. ¿Porqué solicitas eliminar algo que te hará crecer? ¿Porqué pides un imposible?

Las emociones nos ayudan a entender qué ha ocurrido o qué ocurre actualmente. No restan. Suman. Nos permite entender la vida, lo que queremos que forme parte de ella y lo que no queremos, y no necesitamos. Nos permite marcar objetivos, cumplirlos o simplemente, desecharlos.

Por lo tanto, nos permite crecer. No hagas una demanda de gestión emocional, demanda entenderlas.

Ninguna respuesta.

¡Deja tu respuesta!