Primera y última entrada que dedico al pequeño héroe, llamado Julen.


España
ha vivido los 14 peores días de su historia social. Nos hemos olvidado de la política, de las revueltas entre taxistas y ubers, del independentismo, de VOX y del deporte. Todos hemos puesto el foco en un pequeño de 2 años, que no conocíamos pero que hemos hecho nuestro. En la casa de cada uno de nosotros estaba él, sentíamos el deber y teníamos la obligación de vivir esta gran desgracia, como si fuese nuestro propio hijo.

Hemos llorado, hemos sentido desesperanza, hemos tenido fe, hemos rezado a un Dios que nos parece injusto con los mas débiles, hemos sentido ansiedad, de esa ansiedad que nos duele. Hemos sentido una gran tristeza y sobretodo hemos cambiado.

Este pequeño héroe llegó a este mundo con un objetivo, hacernos conscientes de lo valiosa que es la vida. Y lo  más triste de su marcha, es que el objetivo lo ha cumplido.

Hemos cambiado por él. Ya nada será igual.

Quiero dirigirme a los papas de Julen: Lo lamento de corazón. En el cielo tenemos dos estrellas que revolotean juntas, se ríen desde lo más alto, se divierten y se protegen. El uno y el otro han vuelto a reencontrarse. Han cumplido con su misión, hacernos valorar la vida.

 

Sara Laso Lozano

View this post on Instagram

Unimos nuestras manos por ti

A post shared by Sara (@sarall138) on

 

 

TAGS:

Ninguna respuesta.

¡Deja tu respuesta!