Hace semanas que reflexiono sobre el egoísmo, cómo éste es la base de los problemas que traen los pacientes a mi consulta. Reflexionemos sobre ello.

El egoísmo como causa

“No soy capaz de reconciliarme con “x” persona porque pretende que reconozca algo que no he hecho”, “mi expareja me dejó porque necesitaba más”, “mi compañera de trabajo odia mis logros” y un largo etcétera de frases que escucho en mi consulta.

Según la RAE, definiríamos el egoísmo como la inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás.

Tendemos a relacionar el egoísmo con el “primero yo y luego yo” y en cierta manera, es así. Pero si reflexionamos sobre dicha característica del ser humano, nadie se ha librado de ella y para nuestra propia desgracia, diariamente hacemos actos egoístas que modula nuestro futuro.

Nos han enseñado a pensar en nosotros mismos, a mirarnos el ombligo y obviar las necesidades de los demás. Son muy pocos los afortunados que se alegran por el bien del prójimo, por sus logros y sus éxitos. Y son una multitud que con el objetivo de conseguir lo que uno desea obtener, por tener la creencia del derecho a poseerlo, actúa en beneficio propio sin cuidar de cómo podrá afectar a las otras personas de su entorno.

En cada uno de mis pacientes, el egoísmo se esconde detrás de sus relatos. Madres egoístas que no ceden ante la demanda o sufrimiento de un hijo; parejas rotas por querer cumplir una necesidad individual egoísta; depresiones no curadas por las necesidades egoístas del entorno; y una percepción de incomprensión que les hace sufrir.

Personalmente, como profesional y como ser humano altamente observadora y reflexiva, relaciono el egoísmo con la maldad. El amor propio desmedido, la creencia de “lo merezco”, la soberbia y algunos cuantos adjetivos que podríamos correlacionar (incluidos diversos rasgos de personalidad), en un mismo lugar: la maldad.

Según la RAE, la maldad es una acción mala e injusta.

¿Y no es una acción mala la que cometen las personas egoístas?

Puedo afirmar que como psicóloga siento profunda decepción en la forma que tenemos los seres humanos de alcanzar la utópica felicidad. Reflexiono diariamente en nuestras acciones, nuestros pensamientos y emociones, dominados por el egoísmo, egoísmo que nos conduce a la pura maldad. Y lo paradójico de todo esto, es que los psicólogos enseñamos a nuestros pacientes justamente a ser egoístas, marcar límites para la autoprotección, para el bienestar emocional exento de culpabilidad.

¿Podríamos hablar de un egoísmo adaptativo y sano?

Bibliografia.

RAE (Real Academia Española). Egoísmo. Recuperado en enero del 2019 de http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=ego%C3%ADsmo

RAE (Real Academia Española). Maldad. Recuperado en enero del 2019 de http://dle.rae.es/?id=O0MTMfT

NOTA: Dada la situación que vivimos en España pendientes de Julen, solo puedo desear apoyo a esos padres que no habrán palabras que puedan reconfortarlos. Por ello y con toda la racionalidad que puedo tener como ser humano, para no hacer de esta angustia y drama, no se utilizará hashtags para incrementar las visitas a éste humilde blog.

TAGS:

Ninguna respuesta.

¡Deja tu respuesta!